Para algunas personas, estar en un grupo nuevo, expresarse con fluidez, conocer a alguien, acercarse una noche a una chica es todo un esfuerzo. El miedo se apodera de ellos y apenas tienen capacidad de reacción. Sí, suele ser esa persona más callada de lo habitual, que cuando habla le tiembla la voz o se ruboriza. Estamos hablando de personas tímidas. La timidez se percibe como un rasgo de carácter que conduce a las personas tímidas a mantenerse en la retaguardia, a evitar exponerse o tomar iniciativas

Las dificultades con las que se puede encontrar un tímido son diversas como puede ser: la dificultad para afirmarse ante los demás, miedo a pedir, miedo a decir que no, miedo a criticar o recibir una crítica, un cumplido, hablar en público…

Cuando oí pronunciar mi nombre, sentí cómo mi corazón se aceleraba, mis manos temblaban y mi rostro se ruborizaba. Él me preguntaba, y mi mente estaba en blanco, estaba completamente paralizado, no puedo decir nada.

La timidez