Psiquiatría en Las Palmas2018-02-13T12:34:50+00:00

TU PSIQUIATRA DE CONFIANZA

en Las Palmas de Gran Canaria

Psiquiatra en Las Palmas de Gran Canaria
Equipo psiquiatra en Las Palmas

Desde los comienzos de mi ejercicio profesional siempre he creído que la ayuda interdisciplinar es fundamental para dar mayor calidad a los clientes que nos visitan. Dada la complejidad de ciertos trastornos, en muchas ocasiones es necesario trabajar en equipo, de tal manera que siempre he contado con la ayuda de médicos de distintas especialidades: Urólogos, Ginecólogos, Neurólogos… pero principalmente un punto de apoyo importante ha sido en todos estos años la relación estrecha con los psiquiatras, en especial con la Dra. Alicia M. Rodríguez de la Nuez que hoy forma parte de nuestro equipo de profesionales.

DESCUBRE EN QUÉ TE PUEDE AYUDAR UN PSIQUIATRA Y LLÁMANOS PARA INFORMARTE

Son muchas las dudas que pueden surgir cuando se visita a un psiquiatra. Por ello hemos preparado algunas preguntas para aclarar todas las posibles:

que es un psiquiatra

¿Qué es un psiquiatra?

Un psiquiatra es una persona que estudia la carrera de medicina y se especializa en trastornos mentales en toda su extensión, denominada psiquiatría.

Básicamente, un psiquiatra vela por el bienestar psíquico. Trata los trastornos en los que su conjunto de síntomas de causa presumiblemente orgánica, que requieren un diagnóstico y una medicación.

Oficialmente, la Psiquiatría es la rama de la medicina dedicada al estudio de la mente. Su objetivo es prevenir, evaluar, diagnosticar, tratar y rehabilitar (si es necesario) los trastornos mentales. Siempre buscando la adaptación de la persona a las circunstancias de su existencia.

que ocurre en la consulta de un psiquiatra

¿Qué ocurre en la consulta de un psiquiatra?

El encuentro con un psiquiatra es ante todo un encuentro con un profesional de la salud. Se trata de una conversación entre dos personas, en donde una de ellas expone de manera sincera sus pensamientos, sentimientos y percepciones que le están generando malestar a sí mismo y/o a otros. La otra persona, médica, en base a sus conocimientos teóricos y la experiencia de cientos de historias previas, intenta entender, diagnosticar y tratar anomalías que se correspondan con síntomas de trastornos mentales. En ocasiones se consigue la desaparición total del problema de salud, y, en otras, aliviar los síntomas y/o conseguir un equilibrio de éstos. De manera que se  pueda tener la mayor calidad de vida posible, con el menor tratamiento psicofarmacológico necesario.

que sentido tienen los psicofármacos

¿Qué sentido tienen los psicofármacos?

A veces los psicofármacos son la base del tratamiento del trastorno. Pero otras veces son sólo un complemento para paliar síntomas ( ansiedad, insomnio, tristeza, preocupaciones, impulsividad, desconfianza, manías, alucinaciones, etc…), mientras se trabaja a nivel psicoterapéutico los aspectos psicológicos que han llevado a generar o mantener los problemas.

Para poder pensar en lo que nos pasa, tenemos que estar mínimamente tranquilos.

En la prescripción de un tratamiento farmacológico se tiene en cuenta los beneficios y riesgos potenciales para cada paciente. La decisión de prescribir un psicofármaco no descarta que también estén indicadas las intervenciones psicológicas.

Signos que nos avisan de un posible trastorno mental

Paranoias
Psicosis
Hipocondría
Trastorno bipolar
Cambios de humor
Celotipia
Ansiedad, Pánico
Obsesiones-Compulsiones
Sin control de la ira
Síntomas de Depresión
Demencias
Fobias de impulsión
Trastornos de alimentación
Adicción
Ideas de suicidio
Llamadas de atención
Agresividad
Estado maníaco
Alucinaciones
Abandono de actividades
Trastornos adaptativos
Agitación

¿QUÉ PUEDE HACER UN PSIQUIATRA POR MÍ?

El famoso aforismo de “No hay enfermedades sino enfermos”, atribuido al eminente fisiólogo francés Claude Bernard, aunque para otros, original de Gregorio Marañón, se aplica más que a ninguna rama de la Medicina a la Psiquiatría. Siempre digo que como psiquiatra entiendo que no hay enfermedades sino personas enfermas.

También creo que hay tantas psiquiatrías como psiquiatras. Detrás del técnico también hay una persona. Que debe ayudar siendo capaz de ponerse en el lugar del otro, pero desde la neutralidad. La inexistencia de una relación personal previa hace que se valore la situación con la objetividad técnica que se necesita para ayudar, desde la distancia pero intentando que ésta sea la mínima posible. En ocasiones con respuestas, y otras veces, incluso con más preguntas. Cada persona debe ser capaz de hallar sus conclusiones, su lugar y sus decisiones. Como psiquiatra hay que trabajar desde el respeto de los valores de cada persona.

Los profesionales de la salud Mental (psiquiatras y psicólogos) debemos “acompasarnos” ( ir al compás, como en un baile ) al ritmo de los pacientes. Caminar con ellos en la experiencia de mejoría, a su ritmo, y vencer las resistencias ( conscientes o inconscientes, propias o del ambiente ) que van a surgir a veces por el camino…

Un buen psiquiatra debe preguntar a la persona para saber sus antecedentes médicos o psiquiátricos, tratamientos que toma o ha tomado, alergias, hábitos de vida, medio familiar y laboral o social en el que se desenvuelve, historia y antecedentes de salud en su familia, apoyos con los que cuenta, historia biográfica, expectativas vitales,…

La persona cuenta su historia y el/la psiquiatra rastrea posibles síntomas y trastornos.

En algunas ocasiones puede ser necesario solicitar pruebas complementarias ( analíticas, pruebas de imagen como por ejemplo escaner cerebral, valoración neuropsicológica…).

Se realiza una aproximación diagnóstica y se recomienda un tratamiento, si es necesario. El tratamiento puede ser una psicoterapia (por psiquiatra o psicólogo/a) y/o recomendaciones de pautas concretas de comportamiento ante los síntomas, y/o medicamentos tipo psicofármacos.

psiquiatra es especialista en afinar cualquier tratamiento farmacológico prescrito por otros médicos

Cualquier médico puede prescribir ansiolíticos, antidepresivos, estabilizadores del ánimo, y casi cualquier antipsicótico o estimulante. Pero los psiquiatras son los expertos en afinar con el tipo y dosis más adecuados que cada persona necesita, así como evitar y controlar efectos secundarios que pueden aparecer, controlando también el riesgo de generar abuso o dependencia.

En algunos casos, según enfermedad, puede que se necesite la medicación de manera continuada. Siempre hay que equilibrar los riesgos y los beneficios del tratamiento

Podemos ayudarte - Solicita información

Otras preguntas de interés sobre la psiquiatría actual

La palabra Psiquiatría etimológicamente viene del griego : psiqué ( = alma ), e iatréia ( = curación). O sea, clásicamente se ha entendido como la “curación del alma”. La división entre cuerpo y alma actualmente se considera artificiosa, ya que mente y cuerpo están integrados e interactúando continuamente.

Los procesos mentales son el resultado de la conjunción entre nuestros rasgos de carácter, nuestra química cerebral (neurotransmisores), el ambiente en el que nos encontramos, y las emociones. Así pues, nuestra manera de reaccionar ante los estímulos del medio tiene que ver con nuestra personalidad, con nuestra química cerebral, y con nuestras vivencias y experiencias previas.

La mente está formada tanto por el raciocinio ( pensamientos, cogniciones) como por los sentimientos (emociones).

No habrá salud sin salud Mental.

El sufrimiento psíquico puede llegar a ser demoledor. Incluso puede arrasar una relación, una familia, una vida, una persona… si no se interviene a tiempo.

Antiguamente se veía a los psiquiatras como a aquellos médicos que trataban a los “locos”, lo cual generaba gran rechazo y estigma. Hoy en día se ha superado ya este prejuicio. Todos somos vulnerables a presentar síntomas de ansiedad, obsesiones, depresión, o incluso síntomas psicóticos en algún momento.

Es fundamental su diagnóstico y tratamiento.

Sin llegar a la psiquiatrización de la vida cotidiana. No todo son síntomas ni enfermedades. Hay que sobrellevar los problemas, las frustraciones y el sufrimiento, vienen implícitos en el vivir.

En nuestros amigos, familiares o en nosotros mismos se dará algún trastorno mental en algún momento de la vida. Su frecuencia es muy alta. No podemos mirar para otro lado.

Hoy en día sabemos que buena parte de lo que somos se lo debemos a la Genética. Parte de nuestra biología cerebral y de nuestro temperamento vienen ya “de fábrica”. De hecho, se ha demostrado hay un componente hereditario importante en algunos trastornos mentales como la esquizofrenia o el trastorno bipolar.
Sobre esa base genética, empezamos a construir nuestras experiencias vitales: cómo los demás se relacionan con nosotros y nosotros con ellos ( y lo que ésto nos hace sentir), el transcurrir de nuestra biografía, etc … y así se va forjando la personalidad. La personalidad viene a significar nuestra manera de ser : cómo nos tomamos las cosas. Es decir, el tipo de pensamientos, emociones o acciones que generan los estímulos en nosotros, de los cuales a veces nos damos cuenta y otras veces no.
Según cómo sea nuestra personalidad, podemos reaccionar con malestar psíquico tolerable o intolerable ante el estrés. También depende de la intensidad del estresor, y cuánto dure. Pueden surgir entonces síntomas de trastorno mental.

Habrá hábitos de vida protectores (hacer ejercicio, ritmos de sueño/vigilia ordenados, realizar actividades de ocio, tener amigos, tener actividades en las que ocuparse, sentirse querido, buen clima en el medio laboral,…) y otros nocivos (por ejemplo, el consumo de sustancias).
No hay vidas ni personas perfectas. Todos tenemos momentos de dificultad. La capacidad de adaptarse a los cambios, incluso cuando éstos son súbitos y negativos (traumas), es la resilencia, palabra que está muy de moda.

Otras veces, sin embargo, las enfermedades mentales surgen teniendo una personalidad equilibrada, y sin problemas en el ambiente ni con los demás. Como puede aparecer una gripe o una artritis. Surgen y hay que tratarlas. Existe un desorden en el funcionamiento de la química cerebral o en algún otro órgano o sistema corporal, que termina afectando a las sustancias del cerebro que transmiten la información de unas células a otras. Incluso algunos medicamentos para otras dolencias o enfermedades médicas pueden dar síntomas psiquiátricos. Por eso son muy importantes los conocimientos en medicina.

Send this to a friend

Descarga Gratis nuestro Ebook sobre TOC
Como entender e identificar el Trastorno Obsesivo Compulsivo
Descarga La
Estamos en contra del spam. No enviaremos correos molestos
GUÍA PARA
ALCANZAR TUS RETOS
DESCARGA AHORA LA
Guía Práctica sobre La Ansiedad
APRENDE A
Identificarla y Vencerla
UNA AYUDA
PARA QUE LA ANSIEDAD NO PARALICE TU VIDA
Guia  para vencer la Ansiedad