La teoría de la reactancia psicológica la desarrolló inicialmente Jack Brehm (1966) y fue elaborada posteriormente por Brehm y Brehm (1981). La teoría propone que la reactancia es una fuerza motivacional que se activa cuando se eliminan, o se amenaza con la eliminación, las libertades conductuales percibidas. Esta motivación se dirige a la restauración de esas libertades y puede expresarse a través de una serie de formas directas e indirectas.

La reactancia psicológica proviene de una motivación para lograr o volver a obtener el control sobre uno mismo y sobre las situaciones. La cantidad de reactancia depende de la importancia de la libertad amenazada y la magnitud percibida de la amenaza. Esta motivación podría implicar una poderosa suposición cognitiva central de que los individuos deberían controlarse a sí mismos y controlar las situaciones, tan marcadas en las culturas individualizadas como la Europea Occidental y la norteamericana.

Cuando una persona experimenta reactancia psicológica lleva a cabo acciones para restaurar la libertad de la que ha sido amenazada