TDAH2016-10-17T21:09:30+00:00

Trastorno por déficit de atención, con o sin hiperactividad

 

Trastorno déficit de atención con o sin hiperactividad

 

El trastorno por déficit de atención, con o sin hiperactividad, conocido comúnmente por TDAH es un trastorno  de origen neuropsicológico crónico y complejo que va acompañar al niño así como a sus padres a lo largo de su vida.

En consulta es frecuente observar la desesperanza que invade a los padres, que se encuentran desarmados y exhaustos por los fracasos e intentos de mejorar. Con frecuencia nos encontramos con quejas del tipo “lo hemos intentado todo” y el niño no logra normalizarse, persistiendo los problemas y quejas procedentes del colegio, desde donde sus limitaciones y dificultades generan en los niños con TDAH un importante déficit de autoestima y un agravamiento de sus conductas.

La idea que socialmente tenemos de niños que padecen el trastorno por déficit de atención, con o sin hiperactividad suele aparecer ligada esencialmente a niños muy inquietos y de una enorme impulsividad. Sin embargo, hay una serie de características más o menos estables en el tiempo en función de la edad:

Un niño con TDAH menor de un año, presenta alteraciones importantes en el sueño: le suele costar dormirse, se despierta varias veces, duerme pocas horas y cuando se despierta suele estar agitado y alterado.

Un niño con TDAH de dos años continúa con problemas de sueño y de alimentación. Se muestra torpe a la hora de realizar movimientos, parece que no percibe el peligro, es incapaz de ver las consecuencias y tiende a sufrir caídas. Es extremadamente caprichoso y no tolera un no como respuesta, manifestando una baja tolerancia a la frustración.

Después de los tres años parece no escuchan cuando se le habla. No es capaz de mantenerse realizando una actividad el tiempo necesario. Cambia continuamente de actividad sin haber terminado la anterior.

De  los cuatro años en adelante, comienza a tener problemas a la hora de relacionarse con los otros niños, así como con los adultos. Le cuesta adaptarse a la escuela y con el profesorado suele ser desobediente, impulsivo y en algunos casos agresivo; no cumple con las normas de la escuela y se opone constantemente.

Hacia los seis años es cuando el trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad se hace más evidente, debido principalmente a la entrada en la educación primaria y a las normas que se establecen: le cuesta mucho mantenerse sentado, obedecer, prestar atención, controlar sus impulsos, seguir instrucciones… A esta edad comienzan los problemas graves de disciplina en la escuela y las dificultades de aprendizaje en lectura, escritura y matemáticas, a causa de sus dificultades para mantener la atención.

A partir de los 7 años es cuando se puede realizar un diagnóstico certero del TDAH y sobre los 10 años se consolida el fracaso escolar. Las dificultades atencionales y el bajo rendimiento son evidentes en el colegio. En consecuencia, se ve afectada su autoestima y su competencia personal. Los niños con trastorno por déficit de atención, con o sin hiperactividad, cuentan con escasas expectativas de rendimiento, al tiempo que evitan acceder a situaciones o participar en actividades que, en principio, consideran difíciles pero en las que, sin embargo, podrían cosechar éxitos y resultados satisfactorios si se tuvieran en cuenta sus destrezas y habilidades.

Send this to a friend

Descarga Gratis nuestro Ebook sobre TOC
Como entender e identificar el Trastorno Obsesivo Compulsivo
Descarga La
Estamos en contra del spam. No enviaremos correos molestos
GUÍA PARA
ALCANZAR TUS RETOS
DESCARGA AHORA LA
Guía Práctica sobre La Ansiedad
APRENDE A
Identificarla y Vencerla
UNA AYUDA
PARA QUE LA ANSIEDAD NO PARALICE TU VIDA
Guia  para vencer la Ansiedad